Mujeres en Red
twitter
twitter


Niger: III encuentro España Africa “mujeres por un mundo mejor”

Visitas: 4455    Enregistrer au format PDF   


Más de 400 de mujeres representantes de 42 países africanos además de una delegación española de más de una veintena de mujeres representantes de la sociedad civil y de diferentes instituciones del estado y del gobierno participan en la inauguración de este encuentro promovido por el gobierno y la cooperación española.

Es el tercer encuentro y el tercer año de trabajo que ha generado el acercamiento y se ha podido constatar el conocimiento de unas y otras, mayor confianza y mayor certeza de que se puede hacer un camino conjunto ha destacado la vice-presidenta del gobierno español María Teresa Fdez. de la Vega durante la inauguración.

Erradicar la violencia de género, un reto para todas y un objetivo de la red de mujeres española y africana por un mundo mejor.

Una de las primeras reuniones de trabajo han girado en torno a la violencia de género y a las posibles estrategias conjuntas que organizaciones de mujeres españolas y africanas podemos realizar.

Entre las representantes españolas presentes en Niger se encuentra Soledad Cazorla Prieto, Fiscal de Sala sobre Violencia contra la Mujer, que ayer tuvo oportunidad de reunirse con más de una veintena de organizaciones de mujeres africanas especializadas en violencia de género... “diferentes culturas, diferentes medios económicos pero un mismo problema, la violencia de género” ha dicho Cazorla tras la reunión.

Mº José Ramos, Consejera de Presidencia del Gobierno Asturiano ha destacado la importante presencia del movimiento asociativo de mujeres en este encuentro y ha presentado en la reunión sobre violencia de género el proyecto “Casa Malva” un espacio de acogida y la recuperación integral de las mujeres víctimas de violencia de género, ubicado en Asturias.

Las organizaciones de mujeres africanas por su parte planteado la necesidad de consolidar una red africana para trabajar en los temas de violencia de género, visibilizar las buenas prácticas y sumar la energía de las mujeres de los diferentes países para avanzar juntas. La lucha por la igualdad y fomentar el liderazgo y el empoderamiento de las mujeres se plantea como objetivos imprescindibles.

La violencia contra las mujeres que generan los conflictos armados en Africa, la agresión física que implica la práctica de la Mutilación Genital Femenina, la violencia contra las mujeres que se genera a raíz de las crisis económicas, la violencia psicológica... son elementos que las compañeras africanas han puesto sobre la mesa para afrontar un trabajo común.

Las mujeres africanas, quieren ser presidentas

Compartir estrategias de liderazgo político, económico y social serán claves en este encuentro que hoy se inicia, justo el 13 de marzo, día internacional de la mujer en Niger. El peso de la cultura y la tradición no puede ir en detrimento de los derechos de las mujeres dicen las mujeres africanas y piden a las españolas complicidad en esta lucha.

Buscar fórmulas para promocionar a las mujeres y especialmente a las jóvenes africanas en los espacios políticos y sociales es uno de los retos que en estos momentos nos enfrentamos.

Existen muchas mujeres empresarias africanas que están aprovechando las posibilidades y las ventajas que ofrecen los microcréditos, una herramienta cada vez más utilizada para avanzar en el desarrollo y apoyar el empoderamiento de las mujeres.

Muchos son los retos pero mucha también la ilusión de este camino conjunto que ya está en marcha entre mujeres africanas y españolas por un mundo mejor.

La cineasta Iciar Bollaín ha destacado la importancia de la reunión de este millar de mujeres dispuestas a cambiar el mundo.

Las mujeres son imprescindibles para conseguir los objetivos del milenio ha dicho la diputada socialista Mariví Monteserín que participa también en este encuentro.

Aina Calvo la alcadesa de Palma de Mallorca ha destacado que este encuentro es el símbolo de la fuerza del compromiso de las mujeres.

Intervención de la VicePresidenta de Gobierno Mª Teresa Fernández de la Vega: Acto de apertura del III Encuentro de Mujeres españolas y africanas por un mundo mejor

Presidente, Presidenta, Ministras, autoridades

Señoras y señores

Mujeres por un mundo mejor

Queridas amigas,

Una vieja sentencia de mi país dice que el hoy es discípulo del ayer y maestro del mañana. Y efectivamente, en el caso de este encuentro de mujeres así es.

Hace dos años, en Maputo, dimos un primer paso, llenas de ilusión, plenas de convicción, hacia ese mañana que estamos construyendo y al que nos lleva el corazón y la razón. Y hoy mismo he podido comprobar, en algo tan sencillo, tan cotidiano y tan personal como un saludo, cuánto hemos avanzado desde entonces.

Aquel primer día en Maputo, muchas lo recordaréis, nos aproximamos unas a otras con el respeto y la buena voluntad con el que te diriges a alguien con quien sabes que es mucho lo que compartes. Hoy ese acercamiento respetuoso se ha convertido en el abrazo afectuoso entre mujeres que se conocen, que se aprecian, que comparten inquietudes, ilusiones y compromisos.

Mujeres que, pese a la distancia, trabajan unidas. Que han sabido unir sus diferentes voces para hacer que se escuche rotundamente esa palabra que tantas veces, demasiadas veces, hemos tenido que pronunciar en solitario, o en voz baja: dignidad.

Dos años después de aquel primer encuentro hemos convertido el deseo y la esperanza que nos reunieron por primera vez en una certeza: la certeza de que nunca más estaremos solas al pedir libertad, respeto, igualdad.

La certeza de que somos muchas y de que cuantas más voces sumemos más se nos escuchará. La certeza de que aquí, entre nosotras, con nosotras, está en buena medida el futuro de nuestros países.

Por eso fue tan importante Maputo, porque allí nos encontramos, fijamos un horizonte compartido y empezamos a caminar juntas.

Por eso fue tan importante Madrid, porque allí reafirmamos nuestra voluntad, estrechamos nuestros lazos, concretamos objetivos y medios.

Y por eso va ser tan importante Niamey -Presidente, Ministra, muchas gracias por acogernos- porque en estos dos días, desde Niamey va a latir el corazón de las mujeres africanas y españolas y vamos a hacer que se escuche ese pálpito de vida, de progreso, de esperanza que nos ha traído a esta hermosa tierra.

Queridas amigas,

Hace 86 años, un día como hoy, 12 de mayo, fallecía una gran española, Emilia Pardo Bazán. Una mujer valiente que se rebeló contra el destino que otros le reservaban, que luchó incansablemente por la dignidad de las mujeres.

Ella solía repetir algo que estoy segura de que todas vosotras compartiréis, decía que si no queremos que las leyes se conviertan en letra muerta hay que convertirlas en realidades. Hace ya casi un siglo que conmemoramos el día internacional de las mujeres y en este tiempo es justo reconocer que a nivel global hemos avanzado.

En muchos países las mujeres hemos obtenido el reconocimiento de los derechos políticos y sociales que nos corresponden. Hemos logrado que a lo largo y ancho de todo el planeta se reconozca legalmente el derecho a la igualdad, y la política de género ya forma parte de la agenda internacional.

En mi país, el Presidente José Luis Rodríguez Zapatero acaba de formar un Gobierno en el que, por primera vez en nuestra historia, hay más ministras que ministros. Tenemos una ambiciosa ley de Igualdad con la que estamos promoviendo un cambio profundo en todos los ámbitos de nuestra vida y sobre todo de nuestra mentalidad social.

Y ahora vamos a dar un paso más allá con dos iniciativas cuyo fundamento es también la igualdad. La igualdad de género y la igualdad en todos los aspectos; la igualdad como valor y como motor de la acción de todo Gobierno democrático; la igualdad como un derecho de todos los ciudadanos.

Me refiero a una Ley de Igualdad de Trato y No Discriminación que combatirá activamente cualquier traza de racismo, de xenofobia o de intolerancia que pueda subsistir en cualquier ámbito de la sociedad y al Plan de Derechos Humanos. Un plan que, les anuncio, incorporará un programa integral de lucha contra la trata de seres humanos tanto con fines de explotación sexual como laboral.

Y es que, como señala un punto de la Declaración del Milenio que firmamos, en le año 2000, 189 naciones, “Ningún individuo, ninguna nación, puede ser privado de la oportunidad de obtener los beneficios del desarrollo. Los derechos y las oportunidades para hombres y mujeres deben ser iguales”.

Lo dice la letra, y es una letra muy importante, pero, pese a ese enorme avance en la extensión del reconocimiento de nuestros derechos, la realidad cotidiana de millones de mujeres en todos los países del mundo, absolutamente en todos, sigue siendo una realidad teñida de discriminación y desigualdad.

Y por eso, pese a las diferencias de origen, de creencias, de trayectorias vitales y de ideologías, nuestro futuro está unido. Porque las causas de la desigualdad son las mismas y porque nuestra determinación de luchar contra esa injusticia no conoce fronteras.

Recuerdo que en el encuentro que celebramos hace un año en Madrid una de las frases más repetidas fue “hay que actuar”, hay que hacer que nuestros derechos sean realidades efectivas.

Hay que actuar, sí, porque no basta con proclamar la igualdad para que ésta se convierta en realidad. Por eso estamos aquí, para utilizar las herramientas de las que disponemos y hacer de nuestro derecho a la igualdad una realidad efectiva.

Estamos aquí para tomar la palabra, la palabra que en soledad es tan frágil y que unidas nos hace tan poderosas. La palabra que acerca y une, que nos hace visibles, modifica ideas, que educa, que compromete.

La palabra que, sumando voluntades y esperanzas, resta prejuicios, resta injusticia, resta desigualdades. La palabra, queridas amigas, que cambia el mundo.

Estamos aquí para tomar la palabra, sí, y para convertir esas palabras que tanto amamos - libertad, respeto, igualdad, justicia- en una realidad en cada comunidad, en cada país, en cada pueblo, en la vida diaria de cada mujer de este continente.

Somos ambiciosas, sí. Porque la esperanza es ambiciosa, porque el futuro hay que ganarlo desde el presente, porque sabemos que nuestros sueños van por delante y por eso somos el mayor motor del progreso de nuestros países.

Somos ambiciosas porque sabemos que, luchando contra la discriminación, contra la invisibilidad de la mujer, contra la subordinación laboral o familiar, pública o privada, no luchamos contra ninguna fatalidad ni contra una ley de la naturaleza o un destino inevitable; luchamos solamente contra prejuicios, costumbres y estructuras creadas que podemos y debemos modificar.

Mujeres por un mundo mejor, sí. Somos ambiciosas porque que así, con la palabra, con el compromiso, la unión y la ambición, podemos cambiar el mundo, podemos avanzar hacia un mundo mejor.

Y de eso vamos a hablar en este encuentro, en los tres paneles, en las mesas redondas, en las intervenciones, en las reuniones formales e informales que vamos a celebrar en estos dos días.

Queridas amigas

De los mil millones de personas más pobres del mundo, más del 60% son mujeres y niñas. Nadie mejor que vosotras, en este continente tan rico en recursos y en humanidad y sin embargo tan empobrecido, conoce la dramática realidad de esa doble discriminación que añade a la injusticia de la pobreza, la ignominia de la desigualdad.

Nadie mejor que vosotras tiene conciencia del estrecho vínculo que une la igualdad real con el desarrollo económico, social y político de África. Por eso vamos a dedicar los paneles y mesas redondas centrales de este encuentro a reflexionar sobre el uso de las leyes como instrumento para la igualdad, sobre paz y gobernabilidad como premisas del desarrollo, sobre derechos sociales y una ciudadanía completa como exigencias de la libertad real.

Ni guerra que nos destruya ni paz que nos oprima, es una fórmula que a muchas de vosotras os resultará familiar, una frase que hemos repetido casi desde los orígenes del movimiento por la libertad de las mujeres, una frase que, lamentablemente, sigue siendo necesario repetir porque la violencia sigue siendo la peor de las mordazas con las que se silencia nuestra voz.

Por eso el movimiento de mujeres es un movimiento para la paz. Paz, sí, paz en su sentido más amplio, no sólo la paz negativa, no sólo la ausencia de guerra. Las mujeres, las mujeres africanas especialmente, somos, sois, agentes de la paz positiva, la paz comprometida, activa, promotora de desarrollo. La paz que contribuye a la transformación de nuestros países, de nuestras sociedades.

Somos agentes de paz positiva porque proponemos una nueva forma de mirar el mundo, de estar en el mundo, de cambiar el mundo. Porque proponemos unos valores y un modo de vida sin opresión, sin discriminación, sin violencia, sin desigualdad.

Las mujeres africanas sois protagonistas fundamentales en la transmisión de valores, en la socialización de las generaciones más jóvenes y en ese espacio, en el de los valores, en el que se aprende a mirar el mundo y a las personas, en el ámbito de la educación, se dirime buena parte de nuestro futuro.

Por eso, todas vosotras, cada una de las mujeres que han decidido dar un paso adelante, sois protagonistas del cambio que se está produciendo en este continente.

Porque el futuro de nuestra sociedades, el avance en tejido cívico, en calidad democrática, en progreso económico, social y político pasa por educar en el respeto, en la dignidad, en el compromiso cívico y la ciudadanía plena.

Pasa por invertir en una ciudadanía completa, inclusiva. Que contemple a las mujeres como lo que son, ciudadanos con plenos derechos que deben ser reconocidos y protegidos e instituciones que reconozcan en cada persona la fuente de su legitimidad y el objetivo de su acción.

Porque centrar la atención en la ciudadanía es centrar la mirada en las personas, en personas concretas, en necesidades concretas y reales que desafíen las rígidas separaciones entre lo público y lo privado, entre el ámbito personal y el interés colectivo.

Una noción de ciudadanía centrada en las personas concretas, sí, que sepa que la violencia de género, la discriminación en el trabajo o en el hogar, la falta de oportunidades, no son males privados sino responsabilidades colectivas, del mismo modo que lo son el apoyo en el cuidado y la educación de los niños o la atención a nuestros mayores.

El futuro de nuestras sociedades pasa por aumentar el empoderamiento de las mujeres, porque cuando las mujeres actuamos en libertad, cuando accedemos a las responsabilidades de decisión, cuando avanzamos para ocupar el lugar que nos corresponde, son nuestros valores los que avanzan con nosotras, valores de equidad, de estabilidad social y política, de justicia, de respeto, de tolerancia, de paz.

Por eso, cuando nosotras damos un paso, es toda la sociedad la que camina. Cuando nosotras progresamos, es toda la sociedad la que gana en justicia, en igualdad, en desarrollo, en equidad.

Y esas fuerzas de progreso, de avance, de compromiso y justicia se han dado cita aquí, en Níger, para decir a toda África, a los cinco continentes, que es posible un mundo mejor y que aquí están las Mujeres africanas y españolas trabajando por hacerlo realidad.

Amigas y amigos

Tenemos por delante dos días muy intensos.

Dos días en los que vamos a reflexionar, a compartir experiencias, a dialogar sobre todo aquello que nos une, sobre la mejor manera de seguir sumando voluntades y realidades a nuestro proyecto.

En estos dos días vamos a abrir nuevos espacios de encuentro, vamos a establecer nuevos objetivos y programas para seguir avanzando, cambiando las cosas, multiplicando la ilusión, la confianza y el compromiso que son nuestras mejores armas.

Sí. Como dice esa antigua sentencia con la que iniciaba estas palabras, el hoy es el maestro del mañana y estamos aquí en Niamey, para hacer algo que sólo a nosotras nos corresponde hacer, que sólo nosotras tenemos el derecho a hacer, trazar las grandes avenidas por las que queremos que transite nuestro destino.

Es un honor y un placer compartir este presente y ese mañana con todas vosotras.

Muchas gracias.


http://www.mujeresporunmundomejor.org/


2008-05


Otros textos

Países :
Niger
Zonas geográficas :
Africa

Quizás también te interese

Feministas en resistencia al golpe de estado en Honduras

Estamos haciendo un llamado a la acción a las compañeras feministas de (...)


AHOTSAK: una habitación propia y un espacio común. Más real, confortable e ilusionante que cualquier patria

Ahotsak, colectivo de mujeres políticas, sindicalistas, feministas, (...)


CAMPAÑA: NOS VAN A OIR!!

Desde Mujeres en Red hemos iniciado la campaña: Nos van a oir! porque (...)


Ines Alberdi: De los compromisos a los hechos

Intervención de la nueva directora de UNIFEM, Ines Alberdi, en el III (...)


La red en femenino: las feministas tejiendo redes por la igualdad. Red, mujer y política

Hay un momento importante en la vida de muchas mujeres y así ocurrió en la (...)


Carta Mundial de las Mujeres para la Humanidad

El pasado 8 de marzo, Día internacional de la Mujer, la Marcha Mundial de (...)


Desaparece la red Aviva tras diez años de existencia en la Internet

Actualizando contenidos en la red y revisando la historia de las mujeres y (...)


1997 - 2014 Mujeres en Red. El periódico feminista