Mujeres en Red
twitter
twitter

[Por ]

Nos envejecen las ideas, no el cuerpo

Por Anna Freixas

Visitas: 1726    Enregistrer au format PDF   

El curso de la vida, entendido como un proceso, como un camino con un principio y un fin, actualmente se caracteriza por la ruptura de las normas de edad, siendo ésta irrelevante en sí misma, de tal manera que la continuidad y el significado de la persona son independientes de la edad. Nadie desea hacerse mayor, envejecer, sin embargo, mantener determinadas actitudes negativas ante un proceso que es natural, esperable y deseable puede suponer para las personas adentrarse en un túnel oscuro que, dada la longevidad actual, puede prolongarse durante muchos años. Este lamento por la juventud pasada, como si la vida no valiera nada después de los brillos de ésta, impide hacer una reevaluación constante para aprovechar las posibilidades del presente: lo único de que ciertamente se dispone.

Las personas sufren una discriminación evidente a medida que se hacen mayores. Esta discriminación por edad afecta a los dos sexos y supone una percepci ón negativa por parte de la población joven de las personas a medida que se hacen mayores o simplemente de las personas que parecen mayores. Percepci ón negativa que incluye ideas como pérdida, enfermedad, dependencia, deterioro, etc. y que la mayoría de las veces no se corresponde con la realidad de la gran mayoría de personas mayores que viven con autonomía, independencia, salud y energía hasta edades muy avanzadas.

PDF - 82.3 KB
Nos envejecen las ideas, no el cuerpo


2008-05


Otros textos

Quizás también te interese

La mujer en el mundo rural

Intervención de la portavoz socialista en la comisión de la mujer del (...)


No son mis secuestradores

Con cada nueva noticia de un secuestro vuelvo a vivir la angustia del mío, (...)


La ética animal ¿Una cuestión feminista?

Este es un libro valiente que trata de un tema de gran actualidad con un (...)


La triste vida de Amina Lawal

¿Que fue de Amina Lawal tras finalmente librarse de morir lapidada en (...)


Mi familia

No se preocupen tanto por las obligaciones y derechos de las familias, al (...)


Obituario: en recuerdo de Helga Diekhoff Soto. La hija alemana de España

Cuando Helga Diekhoff llegó a España en 1961 a aprender el idioma, tenía 21 (...)


Obispos en la calle

Tienen la mejor red de “sucursales” (catedrales, iglesias, (...)


1997 - 2017 Mujeres en Red. El periódico feminista
Error...

Error...

No se encuentra el archivo spiplistes_cron