Mujeres en Red
twitter
twitter


Colectivos de mujeres y Gobierno dudan que la ley catalana beneficie a la prostituta

Debate abierto sobre la prostitución

Por Maricel Chavarría/La Vanguardia

Visitas: 11292    Enregistrer au format PDF   

No existe unanimidad sobre cuál es la mejor estrategia para ayudar a las mujeres que practican la prostitución. La publicación ayer en este diario del borrador del proyecto que sobre esta problemática prepara el Govern ha puesto de manifiesto un debate político y social sobre qué medidas deberían tomarse para mejorar las condiciones de estas personas, a menudo atrapadas en las garras de los traficantes de seres humanos.

Regularizar esta actividad económica, siempre y cuando tenga lugar en locales cerrados -tal como estipula la ley que propone la consellera Montserrat Tura-, significaría un alivio para los propietarios de esos locales y algunas asociaciones de prostitutas, y ya no digamos para los vecinos y comerciantes que denuncian la presencia manifiesta de profesionales en la calle. Pero Gobierno central, algunas asociaciones de mujeres y especialistas en malos tratos y traumas psicológicos de la prostitución no creen que la ley favorezca el futuro de quienes la ejercen ni que acabe con las mafias. Además temen que se perpetúe una situación de desigualdad (el 90% de la oferta son mujeres y el 90% de la demanda son hombres) y se consolide lo que para la ONU es una forma de esclavitud contemporánea. Para este sector, la ley sólo debería aspirar a la abolición total de la práctica.

SEGURIDAD FRENTE A IGUALDAD. La secretaria de Igualdad del Gobierno, Soledad Murillo, manifestó ayer que ésta es una ley que merece discutirse: "Ante todo para evitar la colisión que establece entre los principios de igualdad y seguridad. Entiendo cuáles son los objetivos de Tura como consejera, pero no entiendo cómo se puede defender la igualdad cuando se establece un contrato de arrendamiento de cuerpos en una relación de poder, donde la demanda es fundamentalmente masculina, mientras que la oferta es femenina y parte de la necesidad económica". Para Murillo, esta ley parte de un concepto de prostitución voluntaria "y es revisable en la medida en que la mayoría de las prostitutas ejercen dentro de la red de tráfico". "La justificación a la que alude la consellera -añadió- es la de poder prohibir el ejercicio en una serie de lugares, y así tenerla localizada en ciertos puntos. Es una ley ambigua: considera la prostitución voluntaria, pero establece muchas salidas para dejar de ejercerla. Respecto a la tarjeta sanitaria, le pedí que considerara las mismas precauciones con los clientes. Y me pregunto cómo se puede establecer un contrato de arrendamiento cuando es una práctica ilícita en la medida en que hay una transacción monetaria, y esos locales no dejan de ser una línea de negocio que está penalizada por el Código Penal".

¿UN MAL EJEMPLO EL DE HOLANDA? Para la abogada Lara Padilla, de la Associació d’Assistència de Dones Agredides Sexualment, es esencial el caso de Holanda, donde la prostitución se ha reglamentado y el tráfico, asegura, ha aumentado un 25%. "No sólo no ha frenado los negocios clandestinos, sino que la infantil se ha multiplicado por cuatro: si el Gobierno cree que es lícito, no puedes poner puertas al campo. El Código Penal prohíbe desde el 2003 el proxenetismo, y arrendar locales para la prostitución ajena está reconocido como tal. Lo que es incomprensible es que la policía no intervenga ahí. Esta ley convertirá los locales de alterne en reyes del mercado: siempre han dicho que la prostitución en la calle es competencia ilegal. Y por mucho que se diga, a la prostitución no se llega libremente: son mujeres inmigrantes, pobres, sin otra salida y en la mayoría de los casos, traficadas; legalizar la prostitución acaba siendo para muchas pobres la única alternativa para entrar en Europa. Y si no, patera. La ley reconoce al menos que hay secuelas psicológicas: es gravísimo. El estrés postraumático de una prostituta es peor que el de un soldado en Vietnam".

HACIA LA DESAPARICIÓN. Miguel Lorente, coordinador del Instituto de Medicina Legal de Andalucía y autor de Mi marido me pega lo normal, alerta de que la prostitución surge de la desigualdad y del uso de la mujer como un objeto y no como una persona. "Esta ley consolida esta percepción. Es necesario regularizar para evitar los peligros de la prostitución, pero no para darle carta de naturaleza, sino para dar a entender a quienes la ejercen que es una libertad más sobre su propio cuerpo, encaminándolas hacia la desaparición. Pero con una fecha límite". "Desde que en el neolítico -prosigue- iniciamos el patriarcado, se ha desarrollado un mecanismo para tener satisfechas las necesidades del hombre: si no lo ponemos en tela de juicio y lo combatimos, será difícil avanzar en la igualdad. Sucedía lo mismo con el maltrato: se suponía que la mujer se quedaba porque quería pese a los golpes, pero libertad es la plena capacidad de elegir, y la mayoría de las prostitutas no la tiene. Si queremos valores, debemos ser consecuentes: podríamos regular el lanzamiento de enanos, pero eso no quita que se juegue con la dignidad de una persona. El objetivo no debe ser consolidar la prostitución de forma más digna o controlada, sino su desaparición.

MOTIVOS ECONÓMICOS. "Esta ley es una apuesta hipócrita de la sociedad: quiere que no la veamos, que sea discreta", sostiene Rosa M.ª Fernández, presidenta del Lobby de Dones de Catalunya. "No cuestiona al consumidor ni los motivos de las mujeres, económicos en un 95%. No cuestiona por qué existe esta necesidad ni la venta del cuerpo. Es ingenuo pensar que las mujeres pueden tenerla como una autoocupación y absurdo no obligar al cliente a pasar control sanitario, pues las infecciones se las pasan ellos. Otra cosa horrible es el registro: ¡pero si una convención de 1949 de la ONU prohíbe registros de prostitutas! La necesidad sexual del hombre es un mito, una costumbre, una cultura, y esta ley tiene un efecto llamada: la prueba está en Holanda y Alemania. Ahora las mafias también las traerán para Catalunya.

EL MERCADO DE LA CARNE. "Baleares, la comunidad con más consumo de prostitución, es también donde hay más asesinatos de mujeres, y no es casual", sostiene Ángeles Álvares, de Fundación Mujeres. "Lo primero que hay que hacer es ponérselo difícil a las mafias. ¿Obligatorio el preservativo? Cualquiera que conozca el tema sabe que muchas veces se impone mantener relaciones sin condón: son personas dependientes. ¿Dónde está la dignidad de hacerle una mamada a un señor? Hablamos de un problema social de alto calado que afecta a lo que tiene que ver con flujos migratorios, y esos tienen que ver con la economía global: a eso abocamos los países ricos a los pobres. La movilidad que reclama el negocio de la carne de mujer es permanente y continua, y el tráfico de mujeres no se va a solucionar por esta línea.

PROSTITUCIÓN ACUARTELADA. "Tura ha actuado al margen del resto de las mujeres del grupo socialista", se lamenta Rosario Carracedo, de la plataforma de Organizaciones de Mujeres por la Abolicion de la Prostitución. "Busca iniciativas de orden público en base a un discurso de protección de la mujer, pero es obvio que sólo beneficia a la industria del sexo. Si tuviera interés en desmantelarla, derogaría la norma de locales de pública concurrencia del anterior Govern. Cuando a las mujeres se las saca de la calle, se las aboca a la prostitución acuartelada, lo que favorece la labor de las mafias. Si de verdad quisiera actuar contra la trata y la explotacion sexual, habría elaborado un plan de intervención policial y desbaratado las redes de las áreas de servicio".

ENCONTRAR UN LUGAR. Comerciantes y vecinos consultados afirman que una ley así era necesaria, informa Silvia Barnett. Emili Sarrión, de Barna Centre, que agrupa a comercios de Ciutat Vella de Barcelona, opina que el proyecto "da cierta protección a las personas que se prostituyen". Y Miquel Àngel Fraile, secretario del Consell de Gremis, advierte que "la calle es de todos los ciudadanos y uno no puede vender en ella lo que sea; es como el top manta, ilegal pero controlado. Pues con la prostitución tiene que ser igual: no puede estar en la calle". Para Jordi Ribó, vicepresidente de la Associació de Veïns de l’Esquerra de l’Eixample, el primer paso es "hallar un lugar en el que este trabajo pueda dar respuesta a la demanda social". Pero vecinos y comerciantes no ven bien que se multe a las prostitutas de calle. Sarrión cree que, ante todo, es necesario "evitar sancionar la prostitución". Antes de multar, cree que "hace falta informar para evitar llegar a esa medida". Jordi Ribó coincide con este argumento: "No nos parece bien que las puedan multar. Tiene que existir otras maneras de protegerlas y de resolver el problema".



2006-01


Otros textos

Violencia contra las mujeres :
Prostitución

Quizás también te interese

Trata: Abre los Ojos

Más de 500 víctimas directas de la trata de personas identificadas en seis (...)


Prostitución: Abolicionismo Normativo

uno de los criterios normativos fundamentales para el feminismo es (...)


El Gobierno Español rechaza que la Generalitat regule la prostitución por ser una "práctica degradante"

El Gobierno español rechaza que la Generalitat regule la prostitución por (...)


Guía sobre "La Prostitución. Claves Básicas para reflexionar sobre un problema"

Esta nueva guía que sin duda resultará clave para ayudar a la reflexión (...)


Suecia castiga a más de 200 clientes de la prostitución

El país nórdico es el único que persigue a los compradores de sexo. En el (...)


La prostitución de mujeres, una escuela de desigualdad humana

Desde Mujeres en Red os recomendamos especialmente este texto que acaba de (...)


Prostitución liberticida

La libertad de una prostituta, de la inmensa mayoría de las mujeres (...)


1997 - 2014 Mujeres en Red. El periódico feminista