Mujeres en Red
twitter
twitter

[Por Gemma Lienas ]

No se porqué me hice puta

Visitas: 28034    Enregistrer au format PDF   


Versión original en catalán a continuación.

Un amigo mío me envía un anuncio por palabras que ha encontradon el a prensa. Dice: “Sheila, bellísima, iresistible, pechos de primera, bombón de oro, escultural, nivel universitario, políglota, educadísima, super cariñosa... Tengo tantas cualidades que no se porqué me hice puta”.

La consejera de Interior, Montserrat Tura, visitó ayer algunos prostíbulos del Empordà en horas nocturnas, las horas en que los puteros llegan en masa. En una iniciativa muy loable y singular se interesó por la higiene de los locales y por las condiciones de trabajo de las chicas. No creo, sin embargo, que les preguntara por que razón se habían hecho putas. Entre otras cosas porque ellas habrían podido contestarle que no tenía porque conocer sus motivos para elegir una profesión u otra. Seguramente - y lo digo en base a los reportajes que he visto o leido sobre la prostitución- el principal por no decir el único móvil es el económico. Ello suponiendo que hayan tenido la libertad de elegir, claro, que no es la situación más frecuente. Ni elige la chica de la Europa del este que deja su país deslumbrada por una oferta de trabajo fantasmagórica, ni eleige la colombiana que, incapaz de prolongar uno o dos años más el alejamiento de los hijos que le esperan en Colombia, decide ganar dinero de forma más rápida que limpiando casas, ni elige, sin duda, la que ha estado introducida por fuerza o la que ha estado impulsada por un ambiente familiar que invitaba a muy pocas cosas más. Algunas de las prostituidas -me atrevo a decir que una minoría- dicen que han llegado a ello libremente, y también ellas confiesan una razón económica: quieren ganar dinero rápido. Y sin mucho esfuerzo, añade alguien.

¿Sin esfuerzo? ¿Os imaginais la obstinación que debe necesitarse para ir a la cama con un tipo calvo, con barriga y con halitosis, que, encima eixte un beso negro? ¿Y entrar en un hotel de mala muerte -o no- al lado de un tipo con un aspecto de tal manera que el de Jack Nickolson en pleno delirio psicopático resulta una expresión angelical?. Mucho esfuerzo creo yo que es necesario.

Por otro lado a mi lo que me habría gustado es que la consejera investigara las motivaciones de los clientes. Claro, la más evidente la entiendo y la comparto: deseo, necesidad sexual. Pero ¿comprar el sexo? Resulta una manera extraña de relacionarse con otro cuerpo. Inevitablemente indica una relación de poder: yo estoy por encima tuyo y te compro. Seguramente, sin embargo, la mayoría de clientes no deben ser conscientes de este juego extraño y poco recomendable que establecen cuando se van a la cama con una puta, de manera que no habrían podido contestarle a Tura: lo hago proque me gusta tenerla a mi disposición, saber que soy dominante.

Y finalmente, habría sido extraordinario conocer las raones con las cuales se habrían justificado los proxenetas. ¿Se habrían presentado como ETTs? ¿Como ONGs de ayuda a las inmigrantes? Estos si que lo tienen fácil: no arriesgan la salud ni la vida como ellas, ganan millones sin hacer excesivo esfuerzo y, además, ahora que sus colegas europeos lo tienen crudo por las ilegalizaciones se forran abriendo puticlubs cerca de la frontera.

De manera que no sabemos porqué Sheila se hizo puta, pero es facilmente comprensible porqué los proxenetas han elegido este, digamos, oficio.

Versión original:

No sé per què em vaig fer puta

Un amic meu m’envia un anunci per paraules que ha trobat a la premsa. Diu: “Sheila, maquíssima, irresistible, pits de primera, bombó d’or, escultural, nivell universitari, poliglota, educadíssima, super carinyosa... Tinc tantes qualitats que no sé per què em vaig fer puta.”

La consellera d’Interior, Montserrat Tura, va visitar ahir alguns prostíbuls de l’Empordà en hores nocturnes, les hores en què els puteros hi arriben en massa. En una iniciativa molt lloable i singular es va interessar per la higiene dels locals i per les condicions de treball de les noies. No crec, però, que els preguntés per quina raó s’havien fet putes. Entre d’altres coses perquè elles haurien pogut contestar-li que no n’havia de fer res de les seves motivacions per triar una feina o una altra. Segurament -i ho dic basant-me en els reportatges que he vist o llegit sobre la prostitució- el principal per no dir l’únic mòbil és l’econòmic. Això suposant que hagin estat lliures per triar, ésclar, que no és la situació més freqüent. Ni tria la noia d’Europa de l’est que deixa el seu país enlluernada per una oferta de treball fantasmagòrica, ni tria la colombiana que, incapaç de perllongar un o dos anys més l’allunyament dels fills que l’esperen a Colòmbia, decideix guanyar diners més ràpidament que no pas netejant cases, ni tria, per descomptat, la que hi ha estat introduïda per força o la que hi ha estat impulsada per un ambient familiar que convidava a ben poques coses més. Algunes de les prostitutes -goso dir que una minoria- diuen que hi han arribat lliurament; i també elles confessen una raó econòmica: volen guanyar calés de pressa. I sense gaire esforç, hi afegeix algú.

¿Sense esforç? ¿Us imagineu l’obstinació que es deu necessitar per anar-se’n al llit amb un paio calb, panxarrut i amb halitosi, que, al damunt, exigeix un petó negre? ¿I entrar en un hotel de mala mort -o no- al costat d’un tipus amb un aspecte de tal mena que el d’en Jack Nickolson en ple deliri psicopàtic resulta una expressió angelical? Molt d’esforç trobo jo que cal.

D’altra banda, a mi, el que m’hauria agradat és que la consellera esbrinés les motivacions dels clients. Ésclar, la més evident l’entenc i la comparteixo: desig, necessitat sexual. Però ¿comprar el sexe? Resulta una manera estranya de relacionar-se amb l’altre cos. Inevitablement indica una relació de poder: jo estic per damunt teu i et compro. Segurament, però, la majoria de clients no deuen ser conscients d’aquest joc estrany i poc recomanable que estableixen quan se’n van al llit amb una puta, de manera que no haurien pogut contestar-li a la Tura: ho faig perquè m’agrada tenir-la a la meva disposició, saber que sóc dominant.

I, finalment, hauria estat extraordinari conèixer les raons amb les quals s’haurien justificat els proxenetes. ¿S’haurien presentat com ETTs? ¿Com ONGs d’ajuda a les immigrants? Aquests sí que ho tenen fàcil: no arrisquen la salut ni la vida com elles, guanyen morterades sense matar-s’hi gaire i, al damunt, ara que els seus col·legues europeus ho tenen cru per les ilegalitazcions es fan la barba d’or obrint puticlubs a la vora de la frontera.

De manera que no sabem per què la Sheila es va fer puta, però és fàcil entendre per què els proxenetes han triat aquest diguem-ne ofici.



2004-09


Otros textos

Violencia contra las mujeres :
Prostitución

Quizás también te interese

Prostitución, esa maldad

Hoy por hoy, y con Joaquim Nadal, es uno de los pilares sólidos de un (...)


Resistencias a un estado proxeneta

Las autoras responden con este artículo a otro escrito por Carlo Frabetti, (...)


Prostitución: Abolicionismo Normativo

uno de los criterios normativos fundamentales para el feminismo es (...)


Matar Prostitutas

Entre los múltiples juegos de ordenador que hacen las delicias de nuestros (...)


Algo no cuadra

Desde hace un cierto tiempo y cada vez con mayor insistencia, en España se (...)


Contrato Oral

Yo, de forma libre y autónoma (olvidando las palizas recibidas y la (...)


El Gobierno Español rechaza que la Generalitat regule la prostitución por ser una "práctica degradante"

El Gobierno español rechaza que la Generalitat regule la prostitución por (...)


1997 - 2014 Mujeres en Red. El periódico feminista