Mujeres en Red
twitter
twitter


Política y misoginia

Por Bob Herbert

Visitas: 4137    Enregistrer au format PDF   

Columnista del New York Times
Publicado: Enero 15, 2008
Traducción: Gabriela Castellanos Llanos
Universidad del Valle - Cali - Colombia


Ahora que la senadora Hillary Rodham Clinton ganó las elecciones primarias en New Hampshire, de repente los temas de género son noticia. ¿Dónde ha estado todo el mundo?

Si hay un tema que merezca mayor cubrimiento por parte de los medios noticiosos, es el de la persistencia de la misoginia en Estados Unidos. El sexismo en sus miríadas de formas destructivas permea casi todos los aspectos de la vida estadounidense. Para muchos hombres, es el verdadero pasatiempo nacional, mucho más importante que el béisbol o el fútbol. Y sin embargo, poca atención se ha prestado a los estragos que la misoginia produce en la sociedad en general, y en las mujeres y niñas en particular.

Sus formas son ilimitadas. La pornografía dura es un negocio de muchos miles de millones de dólares, que se ha extendido mucho más allá de los hombres exhibicionistas de gabardina para llegar a incluir a cualquiera que tenga un computador portátil. Enjambres de fotógrafos enloquecidos arriesgan vida e integridad para obtener fotos de Paris Hilton o de Britney Spears sin calzones. En los juegos de los Jets de New York, hay hombres que regularmente se reúnen en la entrada D para gritarles a las mujeres que expongan sus cuerpos.

En sus aspectos más severos, la misoginia se manifiesta en forma de violencia horrorizante, desde golpizas brutales y violaciones hasta tortura y asesinato. Hace quince meses, un asesino invadió una escuelita rural Amish en Pennsylvania, separó a las niñas de los niños, y luego les disparó a 10 de ellas, matando a cinco.

Los canales de noticias por cable se regodean en los relatos de mujeres (casi siempre jóvenes y atractivas) que tienen un final espantoso a manos de hombres violentos. Estos relatos muy rara vez plantean el tema de la misoginia, la cual reina no solo en los crímenes mismos, sino también en el cubrimiento de las noticias. El último de estos relatos obsesivamente reportados tiene que ver con una integrante de la infantería de marina, Maria Frances Lauterbach, quien había acusado a un compañero de violarla. Su cuerpo fue encontrado la semana pasada enterrado en un hueco quemado en un patio trasero en Carolina del Norte.

Resulta que los candidatos demócratas a la presidencia están haciendo campaña esta semana en la capital de la misoginia en Estados Unidos: Nevada. Es el lugar perfecto para señalar cómo se ve y se trata a las mujeres en esta sociedad, pero no esperen que ocurra. Los aspirantes a la presidencia no tienen el hábito de insultar a los votantes locales. La prostitución es legal en gran parte de Nevada y ampliamente promovida aún donde no lo es. En Las Vegas, donde la prostitución es ilegal pero de todos modos florece, el alcalde, Oscar Goodman, ha dicho que crear una serie de prostíbulos legales y “magníficos” sería una gran herramienta para el desarrollo de su ciudad.

El problema fundamental en todo esto es que las mujeres y las niñas son deshumanizadas, lo cual abre las compuertas para todo tipo de maltrato. “Una vez que se deshumaniza a alguien, todo lo demás es posible,” dice Taina Bien-Aimé, directora ejecutiva del grupo que aboga por los derechos de las mujeres, Equality Now (Igualdad Ya). Un ejercicio grotesco de deshumanización de las mujeres se lleva a cabo de manera rutinaria en el Rancho de Sheri, un prostíbulo legal a una hora de Las Vegas. Allí las mujeres responden como perros de Pavlov a un timbre electrónico que puede sonar a cualquier hora del día o de la noche. Al sonido del timbre, las prostitutas tienen cinco minutos para acudir a un salón donde hacen fila, virtualmente desnudas, y se someten a la humillante inspección de cualquier cliente en potencia que se haya aparecido.

Si usted piensa que este tema no es digno de una campaña presidencial, considere la forma escandalosa como se trata a las mujeres en las fuerzas militares y el hecho de que quien gane estas elecciones se convertirá en su comandante en jefe. El maltrato sexual a las mujeres militares ocurre con mucha frecuencia. El Ministerio de Defensa financió un estudio en 2003 sobre mujeres veteranas en busca de servicios de salud por parte del Departamento de Asuntos de los Veteranos. Casi un tercio de las encuestadas dijo haber sido víctima de una violación o de un intento de violación durante su servicio. La Associated Press (AP) informó en 2006 que más de 80 reclutadores militares habían sido disciplinados durante el año debido a su mal comportamiento sexual con mujeres jóvenes y adolescentes que habían considerado vincularse. Siguen presentándose reclamos frecuentes de las mujeres sobre violación y otras formas de ataques sexuales en las fuerzas militares, y sobre una cultura que tiende a proteger a los atacantes.

¿Hasta qué punto existe alguna conciencia en los candidatos de ambos partidos sobres estos asuntos? ¿Tienen idea de lo extendido y pernicioso que es el maltrato a mujeres y niñas? Nos hemos acostumbrado al trato irrespetuoso, degradante, despreciativo e inclusive violento hacia las mujeres hasta el punto de que ni siquiera lo notamos. Día tras día se desatan cantidades impresionantes de violencia contra mujeres y niñas. Los avisos de moda en las publicaciones cotidianas juegan con esa violencia, explotando temas de muerte y desmembramiento, de sumisión femenina y de pornografía infantil.

Si se ha abierto la puerta al tema del sexismo en la campaña presidencial, abordémoslo. Es un tema importante que se merece mucho más que un reconocimiento de dientes afuera.


Versión original en inglés del New York Times


2008-01


Otros textos

Países :
EEUU

Quizás también te interese

Primer Encuentro “Mujeres y Matemáticas” de la Real Sociedad Matemática Española

Crónica del encuentro. No sólo se habló de género -apunta el texto- se (...)


Las jóvenes ganan un 27% menos que los chicos pese a estar más preparadas

Las mujeres representan ya el 43% del total de jóvenes trabajadores Las (...)


Las mujeres ganan un 37,4% menos que los hombres según un estudio

Las mujeres ganan el 37,4 por ciento menos que los hombres, una diferencia (...)


Mujeres y ciencia: discriminación y excelencia

Hace unos días tuvimos la oportunidad de celebrar los logros de las mujeres (...)


El lastre Buttiglione

Análisis de la situación que Buttiglione plantea en la Unión (...)


Mujeres en la dirección de la economía: la gran desigualdad

Las mujeres van ocupando lugares en los parlamentos y sillas en los (...)


¿Discriminación positiva? No, gracias

Por todo ello, estoy en contra de la discriminación positiva. Otra cosa es (...)


1997 - 2014 Mujeres en Red. El periódico feminista